el idioma más fácil de aprender

¿Cuál es el idioma más fácil de aprender? ¡Te sorprenderás!

Muchas veces, aprendemos un idioma nuevo por necesidad o porque nos llama mucho la atención. Sin embargo, también puedes descubrir un nuevo lenguaje por su facilidad o similitud con tu lengua materna. Existen varios idiomas cuyos orígenes son muy similares al español, al igual que su léxico, estructura y expresiones. Esto hace que sea mucho más fácil de aprender que otros. ¡Si quieres saber cuál es el idioma más fácil de aprender, sigue leyendo!

Si te has propuesto el objetivo de aprender un nuevo idioma en algún centro educativo de España, ¿por qué no comenzar por el más sencillo? Verás cómo progresas de forma más fluida. Además, esto puede representar el incentivo ideal para enfrentarte a idiomas más complicados en un futuro.

Aprender un idioma es cuestión de compromiso, determinación, motivación y sobre todo confianza. Hemos preparado una lista con los 12 idiomas más fáciles de aprender para que inicies tu aventura.

También puedes leer en nuestro blog:

¿Cuál es el idioma más fácil de aprender? 12 Opciones para empezar

Esta lista está ordenada de menor dificultad a mayor dificultad, tomando en cuenta que tu idioma materno es el español. De esta forma, si buscas cuál es el idioma más fácil de aprender, lo mejor es elegir entre los primeros puestos.

1.     Portugués

El español forma parte de la familia de las lenguas romances, que evolucionaron a partir del latín. Esto implica que comparten una base común que hace que mantengan muchos rasgos similares. De esta forma, su comprensión y estudio se vuelve relativamente sencilla. En el caso del portugués, hablamos de un idioma con un 89% de similitud léxica con el español. Esto lo convierte en el idioma más fácil de aprender para un hispanohablante.

Las pocas diferencias que existen entre ambos idiomas se deben a la influencia del árabe en el lenguaje español. El portugués en cambio ha obtenido estas palabras del latín o el francés. Ahora bien, la pronunciación y entonación del portugués sí puede llegar a ser un reto.

Esta complejidad se debe a que el portugués incluye sonidos que en español no estamos acostumbrados a hacer. Sin embargo, todo es cuestión de constancia y de afinar el oído hasta llegar a imitar correctamente el acento. Si quieres aprender el idioma más fácil del mundo, el portugués sin duda es tu mejor opción.

2.     Gallego

El idioma gallego y el portugués guardan muchas similitudes entre sí. De hecho, si aprendes primero portugués, asimilar el gallego será pan comido. Saber este idioma es clave si buscas trabajo en el sector público de Galicia, puesto que es un requisito fundamental. Lo más difícil puede resultar conocer y comprender el resultado de ciertos términos y expresiones. Sin embargo, existen aplicaciones, programas de radio y televisión que facilitarán esta tarea.  

3.     Italiano

Para los hispanohablantes, aprender italiano es muy sencillo, especialmente leerlo. Esto se debe a que su estructura gramatical y vocabulario es muy similar. Esto no significa que conocerás este idioma a la perfección en un par de semanas. Sin embargo, construir las oraciones te resultará muy fácil, ya que se elaboran exactamente como en español.

Asimismo, la conjugación de los verbos es similar a la nuestra y ni hablar de su influencia cultural alrededor del mundo. La moda, los platillos italianos y el arte nos han familiarizado con muchos de sus términos. Si decides aprender italiano te darás cuenta lo familiar que te resultará.

4.     Francés

cuál es el idioma más fácil de aprender

Aunque parezca un idioma complicado, el francés es una de las lenguas más sencillas si partes del español. Además de compartir gran parte del vocabulario, la gramática francesa también es similar a la española.

Si te preocupa la cantidad de verbos y conjugaciones en francés, debes saber que tiene menos tiempos verbales que el español. Si fuiste capaz de memorizar todos los de tu idioma materna, también podrás con los verbos en francés.

Para muchos, el principal reto de este idioma es la pronunciación. Sin embargo, como ocurre con el resto de los idiomas, es cuestión de proponerse imitar a los nativos. Entrenando tu oído practicarás tu forma de hablar e irás perfeccionando tu vocalización.

5.     Catalán

A diferencia de lo que muchos creen, el catalán no solo se habla en Cataluña. También lo hablan en las Islas Baleares, Valencia, el sur de Francia y Andorra. En total son más de 11 millones de personas que manejan esta lengua. Si te animas a viajar o vivir por estos lugares, sería una excelente idea aprender catalán.

Además, muchas personas ven el catalán como lengua puente para aprender el francés y el italiano. De hecho, guara muchas similitudes con ambos idiomas y te servirá luego para aprenderlos más rápido. Al igual que ocurre con el francés, el catalán no se pronuncia exactamente igual a como se escribe. Esto puede confundir al principio, pero te acostumbrarás pronto y más si te relacionas con la cultura.

6.     Rumano

A simple vista, el rumano no tiene que ver nada con el español. Sin embargo, es uno de los idiomas más fáciles de aprender. De hecho, para sorpresa de muchos, el rumano es la lengua más próxima al latín. Mantiene un 80% de semejanza y el 20% restante es de origen húngaro o eslavo. Es por esta razón que el español y el rumano son lenguas ininteligibles entre sí.

Debido a su relación con el latín, encontrarás muchas palabras en común, así que el léxico no será un problema. De hecho, si has estudiado latín, te resultará muy familiar y tendrás algo de ventaja al aprender rumano. El reto a la hora de aprender estará más relacionado con los cambios gramaticales.

7.     Inglés

Aunque para muchos, este idioma sea uno de los más difíciles, realmente es de los más accesibles. No solo partiendo del español, sino desde cualquier idioma, la tarea de aprender inglés no es tan compleja como muchos piensan. No por nada es el idioma internacional por excelencia.

A nivel gramatical, el inglés es un idioma muy sencillo. No tienes que aprenderte complejas conjugaciones, tiempos verbales ni géneros. Además, posee una gran influencia del francés y del latín, por lo que encontrarás similitudes con el español. Otra ventaja de este idioma es que está en todas partes. Seguramente tienes alguna canción favorita en inglés, una película, equipo deportivo, e incluso la tecnología. En todos los aspectos está presente este lenguaje.

Muchas personas sienten una predisposición a aprender inglés debido al acento y la pronunciación. Sin embargo, esto no es fundamental para que te entiendan.

8.     Neerlandés

El holandés se habla en más lugares de los que imaginas. No solo hablamos de Países Bajos y Bélgica, sino también Surinam, Aruba, Curazao y Sn Martín. Este idioma es muy similar al inglés, por lo cual a muchos holandeses les resulta muy fácil aprender a hablarlo. Si tienes una noción de inglés o alemán, el holandés te parecerá sencillo. Te sorprenderá saber que existen palabras muy similares entre estos dos idiomas. Algunos ejemplos de palabras similares son:

  • Drinken (holandés) / Drink (inglés): beber
  • Kat (holandés) / Cat (inglés): gato
  • Week (holandés e inglés) : semana
  • Licht (holandés) / light (inglés): luz

Cuando asimilas los fundamentos básicos del idioma, te resulta luego mucho más fácil mantener una conversación básica.

9.     Griego

el idioma más fácil del mundo

No, no estamos bromeando, ya que el sistema vocálico y consonántico del griego y el español son muy similares. De hecho, esto hace que el acento del griego sea muy similar al español de Europa. Ambos idiomas cuentan con 5 vocales con una pronunciación clara. Otra semejanza importante se refiere a los tiempos verbales o modos gramaticales, ya que son casi idénticos.

A diferencia del inglés, en el griego no existen vocales largas o cortas. Además, tanto el griego como el español tienen un sonido específico para la “zeta” que no es la “s” como ocurre en el francés, inglés o español de Latinoamérica.

El reto más difícil para quienes quieren aprender griego es la escritura. Este idioma posee ortografía histórica. Esto significa que muchas palabras se escriben según su pronunciación antigua y no según la actual. Para un mismo sonido, como por ejemplo “i”, existen 5 maneras diferentes de escribirlo, dependiendo de la etimología y declinación de la palabra.

Esto hace que muchas veces al cambiar una sola letra, cambie por completo el significado de la palabra. Finalmente, en el griego se emplean mucho las declinaciones. Si tienes algún conocimiento de alemán, esto te resultará más familiar, ya que ambas gramáticas se asemejan.  

10. Indonesio

El indonesio tiene su base en la ortografía neerlandesa y hoy en día mantiene similitudes con esta lengua. También guarda mucha relación con el italiano cuando hablamos de las consonantes. De este modo, a diferencia de la mayoría de los idiomas asiáticos, el indonesio emplea un sistema de escritura basado en el alfabeto latino. Una ventaja es que este idioma está libre de género gramatical. Aquí un ejemplo:

EspañolIndonesio
La televisiónTelevisi
La televisión viejaTelevisi lama
El tenisTenis
El tenis viejoTenis tua

Además, no es un idioma tonal y tampoco cuenta con acentos o sílabas fuertes como el español. De hecho, su pronunciación es consistente, lo que significa que las palabras se dicen tal cual como se escriben. Ahora bien, si profundizas en los distintos dialectos indonesios, es probable que encuentres palabras que se pronuncien de forma diferente en varias regiones.

11. Japonés

Así como lees, el japonés es un idioma sencillo de aprender porque fonéticamente no esconde ningún secreto para los hispanohablantes. Aunque tenga la fama de ser un idioma complejo debido a su gramática, su pronunciación es muy sencilla. Tiene cinco vocales muy similares a las del español y posee 19 consonantes que coinciden muy bien con las de nuestra lengua.

La complejidad puede recaer en su sistema sintáctico de Sujeto-Objeto-Verbo. Sin embargo, si hablas español, debes saber que juegas con ventaja para aprender japonés. Esto debido a que la pronunciación del japonés es más compleja para los angloparlantes.

12. Chino Mandarín

Seguramente pensarás que estamos equivocados, ya que el chino siempre se ha considerado como uno de los idiomas más complejos. Sin embargo, debes saber que, aunque su fonética es todo un reto, su gramática es mucho más amigable. Su estructura gramatical se asemeja a las grandes lenguas europeas, esto quiere decir que sigue la línea de Sujeto-Verbo-Objeto. Además, casi todas las palabras del mandarín tienen un único significado.

El verdadero reto está en que el chino es un idioma completamente tonal. Esto significa que hacer énfasis en una sílaba en particular puede cambiar completamente el significado de la palabra. Esto generalmente representa una barrera de entrada y una dificultad agregada para aprenderlo.

¿Te animas a aprender alguno de estos idiomas? ¿Crees que nos saltamos alguno? ¡Comparte tus experiencias en gowork.com y ayuda a otros usuarios


Opiniones sobre empleadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *