cómo es una terapia de pareja

¿En qué consiste una terapia de pareja? ¡Te explicamos!

Cuando una pareja tiene problemas, muchas veces escuchan la recomendación de ir a terapia. Inmediatamente se disparan las alarmas y sientes miedo de que sea el fin de la relación. Por ello, antes de ir prefieren intentarlo solos una vez más. Sin embargo, no siempre es fácil ver una solución en un conflicto de pareja. Este tipo de terapias se enfoca en el bienestar de ambos por encima de todo. Aquí te explicaremos en qué consiste una terapia de pareja.

Hoy en día existe más consciencia sobre la salud mental. Por esta razón, cada vez más parejas acuden a terapia en centros de salud de España. Antes de dejar un problema en manos de familiares o amigos y agravar la situación, lo mejor es acudir a un experto en la materia. Este recurso va dirigido a las personas que ven afectada su relación de pareja y a pesar de buscar soluciones, no acuerdan un punto donde ambas personas se sientan a gusto.

También puedes leer en nuestro blog:

¿En qué consiste una terapia de pareja?

La terapia de pareja es un tratamiento que involucra procedimientos psíquicos o psicológicos sobre dos personas que tienen una relación amorosa. El objetivo de la terapia en pareja es poder encontrar mejoras en la comunicación y solucionar problemas existentes.

Las discusiones frecuentes, la rutina o la falta de intimidad impiden disfrutar de una relación de pareja sana. Por ello es muy importante recibir ayuda por parte de profesionales que pueden dar consejos desde un punto de vista externo. De este modo, contribuye a encaminar una relación que podría darse por perdida. También proporciona herramientas para aprender a aceptar una ruptura y procesarla desde la mejor perspectiva posible.

¿Cómo es una terapia de pareja?

en qué consiste una terapia de pareja

Muchas veces no saber en qué consiste una terapia de pareja retrasa la decisión de ir. Aún siendo conscientes del problema, es posible que una pareja se muestre escéptica sobre la eficacia de una terapia. Por ende, es importante aclarar cómo es una terapia de pareja, especialmente durante las primeras sesiones.

Lo común es que en la primera cita acudan los dos miembros de la pareja. Sin embargo, se dan casos donde uno d ellos dos no quiere acudir. En este escenario, es un error obligarle o intentar convencerle. Es posible plantear que acuda el primer día para tener información y que luego tome una decisión, pero no se puede forzar a alguien a recibir terapia si no está dispuesto.

En todo caso, que una de las dos personas no quiera acudir a terapia de pareja, no implica que no quiere resolver los conflictos. Puede suponer que no desee usar este recurso por cualquier motivo.

Normalmente, una terapia de pareja primero intenta realizar una evaluación individual de cada miembro. De este modo, intenta valorar cómo le afecta la situación a nivel personal, familiar, social y laboral. También comprueba las dificultades que tiene cada miembro para manejar situaciones personales y los recursos de los que dispone. Finalmente, intenta establecer objetivos individuales y estructura el proceso terapéutico más adecuado para cada uno.

A lo largo de las sesiones de pareja, se recoge toda la información sobre los individuos, la relación y el conflicto. Una vez que el profesional ha analizado la situación de forma global, comparten su visión sobre el origen del problema y los objetivos del tratamiento. Normalmente, las sesiones tienen lugar una vez por semana al principio del tratamiento y luego cada dos semanas. A medida que se avance en el proceso, las sesiones serán menos frecuentes.

¿Cuándo acudir a una terapia de pareja?

Los problemas principales por los que se suele ir a terapia tienen que ver con fallos en la comunicación en ambas partes. Las discusiones recurrentes y destructivas también producen el deterioro de la relación. De igual forma, los hábitos de la pareja, la rutina, el exceso de trabajo o la asincronía sexual también son motivos frecuentes de consulta.

Si consideran que la relación se ha empezado a deteriorar y creen que no hay salida, es cuando deben plantearse ir a terapia. Normalmente, una de las partes de la relación da la voz de alarma y se lo plantea a su pareja. A pesar de que la separación siempre es una opción sobre la mesa, ten en cuenta que es posible acudir a un profesional para cambiar los hábitos de una relación y encaminarla.

Ahora que sabes en qué consiste una terapia de pareja ¿Te animarías a intentarlo? ¡Cuéntanos tu opinión en gowork.com!


Opiniones sobre empleadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *