ventajas y desventajas de pedir una excedencia

Pros y contras de pedir una excedencia en el trabajo

Si alguna vez has querido dejar tu trabajo de forma temporal, debes saber que existe una forma de hacerlo. Para este propósito existe la excedencia voluntaria. Sin embargo, es necesario que conozcas todos los límites que establece la ley para esta figura laboral. Aquí te contamos cuáles son los pros y contras de pedir una excedencia en el trabajo. Además, respondemos las dudas más frecuentes de los trabajadores al respecto.

Las opiniones de los trabajadores muchas veces reflejan el desconocimiento de la excedencia voluntaria. Por esta razón, es importante conocer no solo qué es una excedencia voluntaria, sino también sus variedades, requisitos e implicaciones.

Tipos de excedencia laboral

La excedencia laboral es el derecho de los trabajadores de suspender un contrato de trabajo de forma temporal. Su característica principal es que no implica que el trabajador va a perder su puesto laboral, antigüedad o salario. Aunque este recurso es propio de los funcionarios, los trabajadores también pueden solicitar esta figura jurídica. Ninguna empresa puede oponerse a una solicitud de este tipo, realizada por un trabajador.

Dentro de la excedencia laboral, se suspende el trabajo por circunstancias del trabajador. Esto puede ser por factores que han afectado su entorno personal, laboral, familiar o por cuestiones legales. La empresa no tiene derecho a despedir a un trabajador que ha solicitado una excedencia. En caso de hacerlo sufriría ciertas sanciones. Dentro de los excedentes laborales, se encuentran diferentes tipos:

  • Excedencias voluntarias:
  • Por cuidado de hijos
  • Cuidado de familiares
  • Por intereses particulares
  • Excedencia laboral forzosa: esta figura se concede para ejercer funciones sindicales de ámbito provincial o superior. También se aplica en caso de ser elegido para un cargo público no compatible con el contrato de trabajo actual.
  • Excedencias pactadas: consiste en la suspensión del contrato por mutuo acuerdo entre el trabajador y la empresa. Deben pactarse ciertos términos para que esta excedencia tenga lugar.

¿Qué es una excedencia voluntaria?

Todo trabajador que tenga al menos un año de antigüedad en una empresa tiene derecho a situarse en excedencia voluntaria. Esto será posible durante un plazo entre cuatro meses y cinco años. Además, un mismo trabajador puede volver a solicitar este derecho cuatro años después del final de la excedencia anterior. Para excedencias voluntarias por cuidado de hijo o familiares, habrá un plazo máximo de dos y tres años respectivamente.

Sin importar si es una empresa de Aragón o Cataluña, los trabajadores tienen derecho a suspender temporalmente su trabajo. Esto implicará que no ejercerá sus labores de forma temporal. Por ende, la empresa no tiene que pagar el salario o cotizar por el trabajador.

De igual forma, si se trata de una excedencia voluntaria por interese particulares, se puede solicitar sin justificar la causa.  Esto es posible siempre que no se incumpla la buena fe, un pacto previo o una cláusula de contrato. Este tipo de excedencia voluntaria suele estar asociada a causas familiares e intereses personales.

Requisitos para pedir una excedencia en el trabajo

Antes de conocer los pros y contras de pedir una excedencia, es importante tener en cuenta sus requisitos. Si bien no se establece en el Estatuto de Trabajadores un plazo de preaviso, se recomienda comunicarlo a la empresa con antelación suficiente. La excepción a esto es que el convenio aplicable establezca un plazo de preaviso específico. Además, debes cumplir con los siguientes requisitos:

  • El trabajador debe tener al menos un año de antigüedad en la empresa.
  • Es necesario que hayan transcurrido 4 años desde la culminación de una excedencia voluntaria anterior.
  • La solicitud debe realizarse por escrito.

En el documento debe constar la fecha en la que el trabajador abandona el puesto y su reincorporación. Además, el empleado no puede abandonar su puesto de trabajo hasta que se confirme la concesión. No obstante, en caso de ser denegada, el trabajador puede demandar a la empresa en resguardo de sus derechos. Aun así, deberá seguir ejerciendo sus labores hasta que se resuelva el procedimiento judicial.

Diferencia entre excedencia y baja voluntaria

pedir excedencia para trabajar en otra empresa

Muchos trabajadores que necesitan abandonar el puesto de trabajo se preguntan si es mejor una excedencia o una baja voluntaria. Todo trabajador tiene derecho a optar por cualquiera de las dos opciones, sin importar el contrato que tenga. Para la excedencia voluntaria, la diferencia radica en que el trabajador debe tener al menos un año en la empresa.

Sin embargo, la principal diferencia es que la baja voluntaria supone la extinción de la relación laboral de forma definitiva. En cambio, con la excedencia voluntaria solo queda suspendida. Esto quiere decir que existe un derecho preferente de reincorporación para su puesto de trabajo.

Este derecho le da al trabajador la posibilidad de volver a la empresa. Sin embargo, no le garantiza la reincorporación si la empresa no tiene un puesto vacante cuando culmina la excedencia.

¿Se puede pedir una excedencia para trabajar en otro sitio?

Sí, un trabajador en excedencia puede laborar sin problemas en otra empresa. No importa si es una compañía del mismo sector. Esto siempre que no exista una cláusula de condición resolutoria en el contrato que lo prohíba y no se incurra en competencia desleal.

En caso de existir previamente un pacto de no competencia, el trabajador puede ser sancionado con el despido. Si el contrato poseía una cláusula resolutoria al respecto, su incumplimiento supondría el fin del contrato, sin indemnización ni despido.

¿Si pido una excedencia puedo cobrar el paro?

Si solicitas una excedencia, no tienes derecho a cobrar la prestación por desempleo. Si bien no pierdes lo cotizado hasta la fecha, a nivel legal no estás en situación de desempleo. En este caso, el contrato no se ha extinguido, sino que está suspendido. Conviene conocer las diferencia entre suspensión y extinción del contrato de trabajo para entender mejor qué ocurre en este caso.

En caso de solicitar una excedencia y estar trabajando en otra empresa, se genera una nueva relación laboral.  Para cobrar el paro bajo esta circunstancia, debería ocurrir un despido o fin de contrato. Aun así, el SEPE siempre pedirá acreditar que no tienes trabajo en la empresa en la cual has solicitado la excedencia.

Por ejemplo, suponiendo que has solicitado una excedencia por un año con el objetivo de trabajar en otra empresa durante tres meses. Una vez que culminas la segunda relación laboral, no habrá problema en cobrar el paro. De hecho, para esta prestación, se sumarán los tiempos trabajados en ambos recintos. Sin embargo, el SEPE te exigirá solicitar tu reincorporación en la primera empresa.

Algunas veces, el SEPE exige la reincorporación, aunque no se haya culminado la excedencia. En estos casos, un escrito de la empresa donde se indique que está activa la excedencia es suficiente. Pueden darse las siguientes situaciones:

  • En caso de no solicitar la reincorporación, el SEPE lo considera baja voluntaria y pierdes la posibilidad de seguir cobrando el paro.
  • Si no existe un puesto vacante al momento de pedir la reincorporación, podrás seguir cobrando la prestación.
  • Si la empresa te ofrece un puesto de trabajo, debes incorporarte obligatoriamente. De lo contrario, se considera baja voluntaria y pierdes el derecho a seguir percibiendo la prestación.

Pros y contras de pedir una excedencia

Antes de tomar una decisión, es importante conocer los pros y contras de pedir una excedencia. De esta forma, sabrás qué implicaciones tiene recurrir a este derecho laboral:

Ventajas de pedir una excedencia en el trabajo

pros y contras de pedir una excedencia laboral

Como parte de los pros y contras de pedir una excedencia, queremos resaltar las ventajas de ese recurso de trabajo:

  • Tienes la posibilidad de dedicarte a cualquier actividad durante este tiempo. No estás atado laboralmente a ningún sitio. Esto significa que puedes viajar por el mundo, tomarte un año sabático, estudiar, preparar oposiciones, emprender, etc. Lo mejor de todo es que tienes la seguridad de que al culminar la excedencia, tendrás un trabajo seguro.
  • Es un recurso con requisitos y exigencias menores en caso de cobrar el paro, respecto a si lo solicitases en caso de baja voluntaria.
  • Tienes preferencia para regresar a la empresa a ocupar el mismo puesto o uno de categoría similar. Esto será posible si existe la vacante.
  • Hablamos de un trámite simple y con pocos requisitos.
  • Puedes prorrogar el permiso de excedencia, siempre que no sobrepase el límite de los 5 años. Sin embargo, la empresa no tiene obligación de aceptar la prórroga.
  • Durante el período de excedencia, no se afecta el cómputo acumulado hasta ese momento por factores de antigüedad.

Desventajas de pedir una excedencia en el trabajo

Es importante conocer los detalles más específicos de una excedencia en el trabajo. Por ejemplo, durante el período de excedencia no cotizas en la seguridad social. Tampoco acumulas tiempo de antigüedad en la empresa.

En nuestro análisis de pros y contras de pedir una excedencia, debemos hacer mención de sus desventajas.

1.      No garantiza la incorporación

Uno de los problemas principales de la excedencia voluntaria es que no se asegura el reingreso en el mismo puesto de trabajo. Esto a excepción de la excedencia voluntaria por cuidado de hijo y familiar durante el primer año. En estos casos, la empresa está en su derecho de contratar a otra persona que cubra las labores del trabajador.

Si en el momento en el que el trabajador desea incorporarse, la empresa no tiene vacantes, la empresa debe probar esta situación. El trabajador no podrá reingresar a la compañía, pero mantendrá activa su excedencia por tiempo indefinido. A partir de ese momento, el trabajador tiene derecho a ocupar cualquier puesto de trabajo que necesite la empresa. Si la entidad no responde, el trabajador puede tomar acciones legales para gestionar su regreso.

2.      No conservas tu puesto de trabajo

Probablemente al momento de la reincorporación, la empresa no tenga disponible el puesto de trabajo que ocupabas antes de la excedencia. Lo más común es que se cubra este puesto en un período corto de tiempo.

3.      Se impide el regreso anticipado a la empresa

El trabajador no puede solicitar el reingreso a la empresa antes de le fecha de caducidad de la excedencia. De igual forma, la empresa tampoco puede exigirle que se incorpore al puesto hasta que no culmine este período. En cambio, si ambas partes están interesadas en realizar un reingreso anticipado, pueden llegar a un acuerdo.

4.      No existe derecho a prórroga de la excedencia voluntaria solicitada:

La excedencia voluntaria solo puede solicitarse nuevamente si han transcurrido cuatro años desde el final de la última. Se podría dar el caso de una prórroga si e establece por mutuo acuerdo entre el trabajador y la empresa.

También puedes leer en nuestro blog:

Ahora que conoces los pros y contras de pedir una excedencia ¿Crees que es una alternativa favorable para el trabajador? ¡Cuéntanos tu opinión en gowork.com!


Opiniones sobre empleadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *