Verdades sobre la industria textil

Industria Textil: el sobreprecio que pagamos por estar a la moda

¿Realmente sabes cuánto cuesta lo que llevas puesto? Seguramente, como muchos, te hayas dejado llevar en algún momento por la moda del fastfashion, es decir, por el hecho de comprar prendas a muy bajos precios, pero que siguen las tendencias de la moda actual.

En este artículo, te presentamos la verdad que se esconde detrás de estos precios “bajos” y cómo funciona una cadena de producción con millones de comercios textiles a nivel mundial, pero que opera sin tomar en cuenta el impacto ambiental o la desdicha humana que pueda ocasionar.

El verdadero costo de la producción de ropa en la industria textil

La industria textil ha crecido en un 3% desde 2016 y es inminente que lo seguirá haciendo, centrando su producción en los BRIC (Brasil, Rusia, India y China y Sudáfrica). De esta manera, todos los riesgos ambientales y laborales se trasladan a estos países, pero no salpican a los países de Europa donde se vende el producto terminado.

También puedes encontrar en nuestro blog:

Condiciones sociales y laborales en las fábricas de ropa

Industria textil en bangladesh

Bangladesh es uno de los ejemplos clave dentro de esta cadena de producción, ya que representa una de las grandes potencias textiles a nivel mundial, pero sus habitantes no reciben directamente los frutos de esta actividad. A pesar de contar con reservas de petróleo, sufren fallos eléctricos constantes. Además, los trabajadores no cuentan con la indumentaria necesaria para exponerse a químicos venenosos y ácidos relacionados con la industria tintorera.

Las condiciones laborales son precarias y la mayoría de la plantilla de trabajo está compuesta por mujeres en modalidad semi-esclava, que representan el único sustento para sus familias. Las fábricas textiles son deplorables, las jornadas laborales interminables y sus capataces les otorgan un trato denigrante.

Asimismo, en países como China, no existen sindicatos de trabajadores que luchen por los derechos laborales de estas personas. De igual forma, encontramos mucho hermetismo y falta de información sobre lo que ocurre dentro de una fábrica textil.

Consecuencias ambientales de la producción textil

La industria textil es una amenaza para la potabilidad del agua en muchos países. Por ejemplo, en Bangladesh, las aguas no tratadas terminan atravesando cursos fluviales muy importantes que acaban con la población de peces y merman la producción alimentaria del país. Esto es gravísimo, ya que la mayoría de estas naciones viven de la agricultura.

Además, la industria textil utiliza de forma indiscriminada los recursos naturales como el agua, siendo responsable del 20% de su contaminación. La fabricación del algodón necesario para hacer ropa representa la etapa de la cadena productiva que más agua consume. Para fabricar una sola camiseta necesitas 2700 litros de agua, contando con que se incluyan otras fibras sintéticas como el poliéster.

Escapando del poliéster y del algodón, surgió una alternativa, la viscosa, que se obtiene por medio del tratamiento de fibras vegetales. Sin embargo, este proceso químico también contamina en gran medida.

¿Qué podemos hacer como consumidores?

Fast-fashion ¿Qué es?

La clave está en intentar aplicar una economía circular a todo lo que compramos a través de la reutilización. Además de ser conscientes de esta problemática, lo mejor es apoyar aquellos emprendimientos de ropa sostenible, investigar de dónde vienen los productos y en qué condiciones los elaboran.

Hoy en día existen tiendas de segunda mano y muchas aplicaciones que permiten vender ropa y productos usados para darle una continuidad a las prendas y al mismo tiempo permitirte renovar tu armario. Si comenzamos a ver cada producto como un bien reutilizable y no desechable, podemos ayudar a que se reduzca el consumo masivo de ropa que para nosotros puede ser “barata” pero que al planeta y a muchas poblaciones les está costando su bienestar.

Ser un poco más empáticos y abrir los ojos ante realidades que no vemos pero que sabemos que existen es una excelente vía para que estas cadenas de producción textil comiencen a implementar prácticas más ecológicas y humanas.  

¿Qué opinas sobre la industria textil? ¿Crees que el gobierno debe intervenir? Cuéntanos tu visión en gowork.com


Opiniones sobre empleadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *