España es el país con peores condiciones de trabajo en la Unión Europea- ¿por qué?

En tiempos de crisis financiera y humanitaria, por ejemplo, en Venezuela, España se presenta a sus habitantes como una especie de tierra prometida, donde las carretillas no devuelven el pago y los productos alimenticios básicos están fácilmente disponibles. Es por eso que emigran a la península ibérica. Pero, ¿cómo se compara nuestro país con sus vecinos y socios de la Unión Europea? La realidad no es demasiado brillante …

Informe de European Trade Union Institute despiadada para el mercado laboral español.

En el informe «Bad Jobs” recovery? European Job Quality Index 2005-2015 publicado por European Trade Union Institute, España cae muy mal en lo que respecta a la calidad del mercado laboral. Según el informe, el derecho al trabajo, garantizado por el artículo 35.1 de la constitucion española, se viola repetidamente:

Todos los españoles tienen el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia

Esta es la teoría, ¿y cómo se practica? El informe evaluó el mercado laboral en los 28 países de la Unión Europea sobre la base de seis indicadores: remuneración, forma de empleo y seguridad laboral, horario y «work-life balance«, condiciones de trabajo, habilidades adquiridas y desarrollo profesional, así como representación en sindicatos. En casi todos estos indicadores, España ha llegado a uno de los últimos lugares entre países como Grecia y Rumania. En el Job Quality Index en una escala del 1 al 10, España recibió solo 3 puntos, mientras que los líderes del ranking, Suecia, Finlandia y Dinamarca, respectivamente, 7.5, 8 y 9 puntos.

Informe de la Unión Europea despiadada para el mercado laboral español.

En el informe anual publicado por la Unión Europea de Comercio, España cae muy mal en lo que respecta a la calidad del mercado laboral. Según el informe, el derecho al trabajo, garantizado por el artículo 35.1, se viola repetidamente. La constitución española:

Todos los españoles tienen derecho a trabajar, elegir libremente su profesión y lugar de trabajo, desarrollarse profesionalmente y pagar lo suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia.

¿Qué hacemos bien en el mercado laboral y en qué debemos trabajar?

Desafortunadamente, no habrá muchos aspectos positivos cuando se trata de España. En principio, solo se puede mencionar uno: España ocupa el décimo lugar en la Unión cuando se trata de representar los intereses de grupos profesionales. Este resultado está muy por encima del promedio de la UE28 (es decir, todos los países que actualmente forman la Unión), pero ligeramente por debajo de la media de la UE15 (es decir, los países de la ‘Unión Antigua’ que se unieron a la UE antes de 2004). El vecino Portugal está en un nivel comparable, y Finlandia es el líder indiscutible, seguido por otros países escandinavos.

Hay muchas más cosas que necesitan ser mejoradas. Empecemos por las formas de empleo y estabilidad laboral. En esta categoría, España ocupa el último lugar (!) en toda la Unión. No mejoramos mucho en términos de tiempo de trabajo y equilibrio entre la vida laboral (25º lugar) o las condiciones de trabajo generales (24º lugar). Lo estamos haciendo un poco mejor cuando se trata de adquirir nuevas habilidades y desarrollo profesional (20º lugar).

¿Dónde encontrar las causas de este problema?

Es difícil indicar una causa clara en este caso. Parece que uno de ellos es el consentimiento social a la violación de las disposiciones constitucionales. Aunque la constitución indica claramente que cada español debe ganar lo suficiente para mantenerlo a él y a su familia, el fenómeno del «trabajador pobre» está muy extendido, es decir, la persona que, a pesar del empleo, vive por debajo del umbral de la pobreza.

Esto a su vez lleva a otro problema, es decir, demasiada centralización del poder cuando se trata de la legislación laboral. Aquí, empresarios tienen que decir muy poco, muchos de los cuales querrían construir un mejor mercado laboral, mientras que casi toda la decisión a este respecto recae en el gobierno de Madrid, que no puede adaptar completamente las reglas a las realidades de cada una de las diecinueve comunidades autónomas. ¿Tal vez valdría la pena otorgar algunas competencias a los gobiernos regionales?

Otro problema es la falta de intercambio de información en el mercado laboral. La gente a menudo trabaja por muy poco dinero en condiciones terribles, y casi nadie aprovecha las oportunidades que ofrece la lectura de reseñas sobre el empleador en la web. En tales condiciones, es difícil construir un mercado laboral valioso, transparente y honesto.

¿Qué opinas sobre el estado del mercado laboral español? ¡Escribe sobre ello en el comentario!

Uno comentario

  1. John Darer

    We stսmbled over here different website and thougһt I should
    check things out. I like what I see so now i ɑm following you.
    Look forward to exρloring your web ρaɡe yet again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *