Las mujeres en el etorno laboral

Discriminadas estrictamente por ser mujeres

Las mujeres son las que confrontan enormes problemas y inconvenientes. Obtienen los salarios peores que los hombres aunque muchas veces hacen lo mismo. No es porque sean menos productivas o menos educadas sino porque existen las prácticas discriminatorias y normas sociales, patrones de conducta que las conducen a oficios peor remunerados y a menos progresos en su desarollo laboral.

Las practicas y ejemplos de la discriminación y desigualidades de género en el trabajo

• Contratar o no contratar, despedir o promocionar a alguien por su género

Unos ejemplos podemos ver al observar las políticas de recursos humanos que son inherentemente sesgadas contra un grupo de personas, independientemente de sus conocimientos, habilidades, habilidades y desempeño relacionados con el trabajo. Este tipo de la discriminación contra las mujeres puede ocurrir en cada tipo de política de recursos humanos, desde el reclutamiento y la selección de un individuo hasta una organización, a través de sus funciones, capacitación, pago, evaluaciones de desempeño, promoción y terminación. Por ejemplo, si las mujeres están subrepresentadas en un programa educativo en particular o en un tipo de trabajo en particular y esas credenciales o experiencia laboral previa deben ser consideradas para la selección, las mujeres están siendo sistemáticamente discriminadas, aunque no intencionalmente.

En las organizaciones con escalas laborales más formales que se utilizan para dictar y restringir las oportunidades de promoción de los trabajadores, es menos probable que las mujeres avancen. Esto ocurre porque las escalas de trabajo tienden a dividirse por género y, como tal, la segregación laboral de género que se observa en los puestos de nivel de entrada, se fortalecerá a medida que los empleados asciendan en su escala específica sin oportunidad de cruzar a otras líneas de avance. Por lo tanto, las mujeres carecerán de experiencias laborales particulares que no están disponibles dentro de sus escalas de trabajo, lo que las deja sin calificaciones para el avance.

• Las mujeres son las que trabajan más a tiempo parcial

Según los datos de varios datos las horas trabajadas por el género femenino son las más numerables. Aunque las mujeres trabajen menos horas que los hombres en el etorno formal, realmente pasan más horas durante las labores que no son de ocio. Precisamente, las tareas del hogar igualmente son las horas del trabajo, aunque no sean pagadas. En este modo, podemos decir que las mujeres hacen muchas más horas laborables que los hombres aunque no se las paguen.

• En España hay más pensionistas, pero con una renta más baja

Según los datos de la Seguridad Social de los 9,57 millones de jubilados que viven actualmente en España, 4,92 millones son mujeres, frente a 4,64 millones de hombres. En dichos jubilados no se toma en cuenta únicamente los jubilados pero también los que son los que se benefician de las pensiones por otros razones como por ejemplo viudedad. Además encontramos los datos que dejan uu hueco en la cuantía recibida: mientras la pensión media de los hombres equivale a los 1.150 euros al mes, la de las mujeres son 727 euros. Lo que significa que es casi un 37% más baja.

Además de aquello nos encontramos con el problema de la vuelta al trabajo después del nacimiento de los hijos y otros cuestiones relacionados con la salud y la baja laboral.

¿Y tú siendo la mujer o el hombre qué opinas sobre la situación?

Opiniones sobre empleadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *