Trabajar desde casa o desde la oficina: ¿Cómo medir la flexibilidad?

El mundo entero habla acerca del giro radical que ha tenido que dar la vida laboral debido al COVID-19. Determinar si continuar con un trabajo presencial vs. teletrabajo España se ha convertido en un tema diario de conversación. A pesar de que la pandemia aceleró radicalmente el cambio ya había muchos datos que indicaban que muchos empleados preferían arreglos de trabajo remoto y flexible.

Para el año 2012, que se siente como hace mucho tiempo considerando el ritmo de la transformación digital en el lugar de trabajo, se informó que el 39% de los empleados trabajaba de forma remota en alguna capacidad; en el año 2016, fue de hasta un 43%, y el porcentaje de tiempo dedicado a trabajar de forma remota también aumentó. Se registró un aumento en las empresas que ofrecen opciones para teletrabajo a partir de 1996. Y para el año 2016, el número de empresas que lo hacen se triplicó.

También puedes leer:

¿Tengo que jubilarme obligatoriamente a los 65 años? Leer más…

La tecnología en el lugar de trabajo debe mejorar la conexión humana, no reemplazarla Leer más…

Abrir las puertas nuevamente no es un hecho

Los estados que habían reabierto, iban a tener que poner en pausa su reapertura y restablecer las órdenes de quedarse en casa y las políticas de trabajo desde casa para detener el pico récord en los casos. Desde ese momento, algunos estados han cerrado las puertas a quienes viajan desde otros estados. Es posible que los objetivos deban cambiar, de pensar en trabajar desde casa en manualidades o cualquier otro campo y los horarios de trabajo flexibles como soluciones temporales, comenzar a verlos como parte de un verdadero cambio de paradigma, aun cuando el trabajo presencial tiene ventajas, cuanto más se aprenda sobre cómo se propaga el virus, más se comprenderá los verdaderos riesgos de que la fuerza laboral comparta el espacio en el interior.

Flexibilizar las cosas es una solución evidente

Incluso antes del virus, el 54% de los trabajadores de oficina estaban dispuestos a dejar su trabajo presencial por uno que ofrezca un horario más flexible. Y proporcionar eso a las nuevas contrataciones ya era un diferenciador clave para los empleadores antes de la pandemia y la posterior recesión económica. 

En algún momento, a medida que la economía reinicie, volverá a estar en la misma competencia por las grandes contrataciones. La falta de flexibilidad, y muchas menos oportunidades de trabajo vía remoto, probablemente serán un factor decisivo para muchos empleados en donde deberán enfrentar a sus conveniencias el trabajo presencial y teletrabajo.

Existe una tendencia a considerar que las negociaciones de flexibilidad solo giran en torno a las horas que trabaja y la ubicación desde la que trabaja. Pero la flexibilidad también está determinada por la naturaleza de las tareas que conforman su función laboral. Algunas tareas se realizan mejor de forma remota que otras. Cuando negocia la flexibilidad, también debe negociar qué trabajo hará, cómo encaja su trabajo en el panorama general y cómo se evaluará.

Una forma de hacerlo es «crear trabajos». Es un proceso de organizar sus responsabilidades laborales para que se adapten mejor a sus necesidades, fortalezas y pasiones. Cuando negocie sus tareas o rol con su jefe, piense en el alcance de sus tareas y responsabilidades, así como en la logística de cómo interactúa y se coordinará con otros miembros de su equipo, y cómo usted y el desempeño de su rol y los objetivos de su equipo, serán monitoreados y evaluados.

El compromiso es el factor determinante

En general, basado en datos recopilados de más de 195.600 empleados, el compromiso depende de una combinación ideal de trabajo en el lugar y a distancia. Cuando los empleados pueden pasar algún tiempo trabajando de forma remota y algún tiempo trabajando en un lugar con sus compañeros de trabajo, el compromiso aumenta.

El equilibrio no es una cuestión de tiempo igual, sino de oportunidades de conexión, el compromiso aumenta incluso si los empleados solo se comunican con los gerentes y compañeros de trabajo uno o dos días a la semana. (Estos datos son pre pandémicos, año 2017). Lo que ya está claro: es que el compromiso puede suceder sin importar dónde estemos ya sea en un trabajo presencial o teletrabajo. Todo está relacionado con la calidad de la cultura y la comunicación de un lugar de trabajo.

Las cualidades de una buena gestión para todos los empleados.

  • Cultura de equipo.
  • Gerentes fuertes y comprometidos.
  • Metas claras, precisas y medibles.
  • Evaluación de desempeño basada en resultados.
  • Expectativas claras sobre la disponibilidad del horario de trabajo.
  • Metodología consistente y uniforme para comunicarse con regularidad.
  • Las herramientas adecuadas para realizar el trabajo.
Creación de un Programa exitoso de Trabajos remotos

Un programa eficaz de trabajo a distancia flexible debe satisfacer las necesidades de la empresa  e individual. Por supuesto, un arreglo de trabajo flexible no es para todos los empleados. La relación entre el trabajo presencial y teletrabajo en ocasiones no es bien comprendida y debido a la falta de compromiso muchos no cumplen con sus obligaciones regulares, El trabajo presencial y sus ventajas es la capacidad de supervisión visual.

Algunas personas prefieren trabajar solo en la oficina y algunos no tienen la disciplina para trabajar desde casa, si este es tu caso, entonces puedes buscar oportunidades en Gowork.com para trabajar en una empresa donde puedas explotar tu potencial y sacarle el máximo beneficio posible a tus talentos.


Opiniones sobre empleadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *