hábitos saludables trabajo

5 Hábitos Saludables ¿Cuáles son y por dónde empezar?

Muchas veces nos hemos prometido empezar el año con buen pie e incorporar hábitos saludabels a nuestra vida, pero ¿realmente sabemos por dónde empezar? Cuando no tenemos una guía o plan de acción, la motivación nos suele jugar malas pasadas y terminamos tirando la toalla. Sin embargo, en esta oportunidad te enseñaremos los hábitos más sanos que te ayudarán a construir poco a poco tu mejor versión y cómo esto repercute en tu vida profesional.

También puedes leer en nuestro blog:

¿Cómo empezar a incorporar los hábitos saludables a tu vida?

El primer paso siempre es querer hacerlo y sobre todo saber el por qué darás este cambio en tu vida. Seguramente sientes cansancio al hacer tus actividades diarias, te cuesta concentrarte o dejas de lado tus chequeos médicos anuales por falta de tiempo. Antes de que tu cuerpo se sature y te lo haga saber de la peor manera, lo mejor es que busques mejorar poco a poco incorporando hábitos saludables a tu vida.

Nadie dijo que será fácil este camino; al principio se sentirá como un gran sacrificio, pero la constancia es la clave para que empieces a sentir los resultados de forma rápida. Lo mejor de todo es que tu cuerpo se acostumbrará rápido al deporte, la recreación y a los alimentos nutritivos. De esta forma, tu organismo se habituará a un estilo de vida más sano y eso es lo que te pedirá de ahora en adelante.

Es importante comenzar por mejorar tu alimentación y tu condición física de forma simultánea. Recuerda que el ejercicio hace un 25% del trabajo, pero el otro 75% tiene que ver con lo que comes. Aunque no lo creas, esto influye enormemente en tu estado de ánimo y energía. Los resultados de incorporar hábitos saludables se trasladan a una mayor productividad personal y laboral, eliminando la sensación de desidia y pesadez que muchas veces nos impide avanzar.

1.     El agua es tu mayor aliada

El agua es la mejor opción de bebida que puedes escoger; sin cafeína, colorantes ni azúcares  es perfecta para limpiar tu organismo. Si conoces este hábito de memoria, pero eres de las personas que odia el sabor del agua, o más bien, su falta de sabor, puedes crear tus propias aguas saborizadas frutales. Busca una manera de hacer el agua una bebida más atractiva y gustosa para ti; así podrás incorporarla a todas tus comidas y mantener tus niveles óptimos de hidratación.

2.     Una visita al nutricionista aclarará muchas dudas

Debes saber que el plan de alimentación ideal no es igual para todos, por eso evita mirar en internet dietas genéricas que pueden poner en riesgo tu salud. Lo ideal es acudir a un nutricionista que evalúe tu historial clínico, tu estilo de vida y tus objetivos para que diseñe una alimentación adaptada a tu tiempo y presupuesto.

Muchas personas se agobian porque piensan que comer sano implica realizar recetas muy complejas o que los alimentos serán más costosos. Sin embargo, un profesional de la nutrición sabrá recomendarte soluciones prácticas y hará seguimiento a las reacciones de tu organismo con el cambio de alimentación.

3.     Más alimentos reales y menos procesados

hábitos saludables alimentación

Los alimentos procesados forman parte de nuestra realidad y sabemos que es casi imposible retirarlos por completo de nuestra dieta. Sin embargo, empezarás a sentir cambios en tu salud si los minimizas y sustituyes por opciones naturales. Los alimentos reales son los que te aportarán verdaderamente los nutrientes que necesitas para afrontar un día cargado de movimiento, mientras que los procesados sólo te harán sentir pesadez.

4.     Cuida tu mente tanto como cuidarías tu cuerpo

Tu salud no estará completa si solo te centras en entrenar y hacer ejercicio. Es importante buscar actividades que llenen tu mente y espíritu. La terapia psicológica, meditación o actividades que te permitan desconectar del estrés diario son fundamentales para canalizar todas las emociones del día a día. Una mente equilibrada te ayudará a tomar mejores decisiones, a estar más concentrado y a vivir en conexión con el presente.

5.     Una buena organización te traerá paz mental

Muchas veces el estrés laboral afecta nuestro bienestar en niveles que no somos capaces de percibir hasta que empezamos a sufrir de dolores musculares. Nuestro cuerpo intenta decirnos de alguna forma que estamos sobre exigiendonos. Muchas veces esto se debe a la falta de organización o a no saber qué responsabilidades delegar en otros.

Prioriza tus deberes e intenta establecer un horario de actividades realista que te permita cumplir con tus actividades diarias sin sacrificar tiempo de descanso y de socialización.

¿Añadirías algún otro hábito saludable? ¡Coméntanos tu opinion en gowork.com!


Opiniones sobre empleadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *